Navegando aceptas la Politica de Cookies
Viaje por Londres





CABOC

Caboc es queso cremoso escocés, que está hecho con doble crema o crema enriquecida con leche. Este queso sin cuajo se hace en forma de tronco y se cubre con harina de avena. Se sirve junto con galletas de avena o tostadas. Su textura es suave, ligeramente más gruesa y granulada que la crema de nata, mientras que su color es ligeramente amarillo. Su contenido en grasa es de un 67-69%, el cual es comparable con los quesos cremosos continentales como el mascarpone. Históricamente, este queso era consumido por los ricos, a diferencia del queso de la misma época Crowdie, el cual se hace con los productos de la leche descremada considerándolo un queso de pobres.

Plato con quesos
Plato con variedad de quesos. En la parte superior,
un trozo de queso Caboc, mediamolecule

El Caboc es el queso más antiguo de Escocia, y data del siglo XV localizándose en las Tierras Altas de Escocia. Este queso se hizo por primera vez por Mariotta de Ile, hija del jefe del clan MacDonald. A los 12 años de edad, Mariotta estuvo en peligro de ser raptada por el clan Campbell, quien pretendía casarla con uno de los suyos y así aprovecharse de sus tierras. Pero Mariotta consiguió escaparse a Irlanda, donde aprendió a hacer quesos. Cuando volvió, Mariotta pasó la receta a su hija, quien a su vez la transmitió también a su hija. De esta manera, la receta continúa siendo un secreto y se ha transmitido de madre a hija desde entonces. El fabricante en la actualidad es Mrs. Suzannah Stone de Tain, quien trabaja con un equipo de seis mujeres locales, y su queso se vende bajo el sello de “Highland Fine Cheeses Ltd”

Según cuenta la leyenda, la tradición de cubrir al queso Caboc en harina de avena comenzó por un accidente. Un cuidador de ganado almacenó los quesos del día en una caja en la cual había llevado ese día unas pastas de avena. Por lo visto, el queso recubierto de harina de avena resultó más apetitoso desde ese día.

 

 

Ir arriba